Juicio por el crimen de Claudia Muñoz: apareció una pista que nunca fue investigada y la defensa la tomará a favor de Medina

Juicio por el crimen de Claudia Muñoz: apareció una pista que nunca fue investigada y la defensa la tomará a favor de Medina

LV16

Juan Carlos Debia

Este miércoles se desarrolló la segunda jornada del juicio por el crimen de Claudia Muñoz, donde Sergio Medina se encuentra como único acusado e imputado por el asesinato.

Durante la jornada, el fiscal de Cámara, Julio Rivero, presentó ante el jurado popular un testimonio que había pasado desapercibido hasta el momento. Se refiere a un hombre que vio bajar de una bicicleta a un joven de entre 23 y 25 años a la hora aproximada del crimen en el negocio de Claudia.

LV16.com |

El aporte fue sumado en octubre de 2018 y el ex jefe de investigaciones, Gustavo Oyarzábal, dijo que él dio esa información a la Unidad Judicial Nº 1 pero no recibió instrucciones de investigar. En ese momento, Medina ya estaba detenido y la causa ya no estaba en la fiscalía, sino en la Cámara del Crimen.

Oyarzábal declaró durante dos horas y por la tarde lo hicieron las hermanas de Claudia Muñoz, Liliana y Alicia. Fueron interrogadas sobre la campera que fue encontrada sobre el mostrador en el negocio y se presume que la víctima la estaba mostrando cuando fue asesinada. Es una campera que sería del talle de Medina y agregaron que él se la había encargado.

Liliana Muñoz se refirió a la comunicación telefónica que mantuvo con Medina, cuando éste ya era sospechoso, y las dudas generadas en ese diálogo son la principal sospecha sobre el hombre acusado de femicidio.

LV16.com |

Juan Carlos Debia, esposo de Claudia Muñoz, se mostró conmovido tras la segunda audiencia y ratificó su convicción de que el autor fue Medina.

En tanto, para el abogado defensor Carlos Hairabedián no hay ninguna prueba de que Claudia Muñoz no ha sido objeto de hostigamiento por parte de Sergio Medina.

También declararon la profesora Micaela López, Tania Funes, sobrina de Claudia Muñoz que desde hacía un mes trabajaba en el negocio con su tía, y el matrimonio conformado por Antonia Balmaceda y Victorino Domínguez. En la casa de este matrimonio estaban Sergio Medina y sus padres el día del crimen.

Balmaceda dijo que no se dio cuenta cuando Medina se fue de la casa, pese a que eran cuatro o cinco y estaban jugando a las cartas. Domínguez dijo que tampoco vio nada porque después de almorzar se fue a dormir la siesta y luego a trabajar. No pudieron confirmar que Medina se haya retirado a las 16.30, como lo registraron las cámaras de la calle San Martín, que lo ubican cerca de la escena del crimen.

Este jueves declararán otros siete testimonios y se espera que el viernes sean los alegatos y el veredicto.